9 de cada 10 jóvenes en edad universitaria utiliza el móvil en clase.

Según el “I Observatorio de la Generación Z a través del smartphone” elaborado por WIKO, el 93,21% de los jóvenes españoles de 18 a 24 años afirma haber utilizado su teléfono móvil en clase alguna vez. De ellos, el 85,24% usa el smartphone con un propósito personal, frente al 8% que utiliza el móvil en clase exclusivamente para fines lectivos.< El envío de mensajes y Whatsapp (77,85%) y el uso de las redes sociales (70,08%), las prácticas más habituales de la Generación Z en sus horas lectivas.

9 de cada 10 jóvenes españoles (93,21%) de entre 18 y 24 años afirma haber utilizado su teléfono móvil en clase alguna vez, el 85,24% de los casos para fines puramente personales, como chatear o visitar sus redes sociales. Con la vuelta a la rutina y a las clases, la utilización que los jóvenes hacen de su smartphone en horas lectivas es uno de los temas que más preocupa a padres y profesores.

El “I Observatorio de la Generación Z a través del smartphone”, un estudio lanzado por el fabricante europeo de teléfonos móviles WIKO con el objetivo de analizar los hábitos y comportamientos de los jóvenes en relación a este tipo de dispositivos, revela datos interesantes sobre el uso de smartphones en clase por los estudiantes. Con este informe, la compañía pretende fomentar un buen uso de la tecnología móvil.

La encuesta, realizada a más de 1000 españoles comprendidos entre dichas edades, confirma también que el número de mujeres centennials que utilizan su teléfono en clase es ligeramente superior al de los hombres, 94,97% frente a un 91,52%. Analizado por edades, son los más mayores del grupo –24 años – los que menos utilizan su smartphone en las aulas (88,97%) frente a los jóvenes de 23 años, que se sitúan como los que más tienden a usarlo (97,81%).

Uso para fines personales, lo más común entre los jóvenes

Si bien es cierto que el uso de dispositivos tecnológicos es cada vez más habitual como herramienta para completar el aprendizaje de los alumnos en las aulas, solo 7,97% de los estudiantes confirma un uso exclusivamente lectivo y un 6,79% no lleva su teléfono móvil a las aulas.

Por géneros, son de nuevo las mujeres las que, con un 88,13%, hacen un mayor uso personal del smartphone en sus horas lectivas frente al 82,47% de los hombres. Y si desgranamos estos resultados por edades, encontramos que los centennials de 23 años son los que más recurren a su teléfono con esta finalidad (92,70%) mientras que los más jóvenes del grupo (18 años) son los que lo utilizan en mayor medida para fines lectivos (10,17%).

Preguntados sobre qué tipo de uso personal hacen los jóvenes de su smartphone en horas de clase, la amplia mayoría afirma que lo emplean para compartir mensajes y para Whatsapp (77,85%) seguida del 70% que dice utilizarlo para entrar en redes sociales (en ambos casos más mujeres que hombres). En menor medida, los jóvenes afirman escuchar música (41,73%), hablar por teléfono (30,61%) o ver películas o series (27,12%, siendo superior en los tres casos el porcentaje de hombres).
La educación, al igual que ocurre en otros ámbitos, está pasando por un periodo de adaptación tecnológica. No debemos tildar de negativo el uso de la tecnología en el aula sino el mal uso que se pueda hacer de ella, ya que es un factor que puede distraer al alumnado”, comenta Rebeca Suárez Álvarez, profesora de los Grados de Periodismo y Comunicación Audiovisual y Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. “No cabe duda que los jóvenes de entre 18 y 24 años son nativos digitales, y que sus habilidades tecnológicas pueden suponer una gran ventaja en su aprendizaje y también a la hora de adaptarse a la vida laboral. Por eso la clave es educar en este ámbito a las nuevas generaciones desde edades tempranas”, afirma
Los centennials valencianos, los que más utilizan el móvil en clase con fines personales; los manchegos, en otro extremo del ranking
Si nos centramos en los resultados a nivel autonómico, los centennials valencianos y baleares son los que más utilizan el smartphone en horas lectivas – solo el 1,87% y el 3,85% respectivamente afirma no hacer uso de él en clase. Mientras que, en el lado opuesto, el 19,05% de los jóvenes del País Vasco y el 14,81% de los de Aragón afirma no utilizar su teléfono móvil en las aulas, situándose, por tanto, en las dos comunidades autónomas que menos lo utilizan.
En cuanto al uso para fines personales, el ranking lo lideran Comunidad Valenciana, Extremadura y Galicia (94,39%, 88% y 87,76% respectivamente). Mientras que los jóvenes manchegos, baleares y canarios son los que hacen un uso más didáctico del dispositivo en las aulas – el 12,77%, el 11,54% y el 10% respectivamente afirma hacer uso de él para fines únicamente lectivos.
Sin Comentarios

Comentarios cerrados

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Regístrate para recibir las últimas novedades del Programa de La Publicidad en tu email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies