Javier Creus, III #DiaE: “Las marcas  son la memoria caché de la confianza”.

El III Día E del Club de Creativos , exploró el desarrollo de la creatividad y su aplicación a la empresa en su tercera edición, junto con Telepizza. Una sesión de inspiración, con charlas de profesionales reconocidos en creatividad y negocio, y de una hackaton para estudiantes.

En la sesión de inspiración Javier Creus, consultor estratégico y fundador de Ideas for change, compartió su reflexión sobre cómo las marcas en general enfrentan hoy el reto de la sostenibilidad.  Creus destacó 4 ideas:

 

Darnos cuenta de lo rápido que puede cambiar todo con la pandemia, para generar vacunas en el plazo de un año, o ser capaces  de construir respiradores en fábricas de montaje de parabrisas o como el grupo  ‘Covid Warriors‘. O traer un robot de China para acelerar procesos…

 

“El  primer mensaje es que cuando hay algo que nos interesa somos capaces de organizarnos a toda velocidad.

Ahora bien lo que hemos visto hoy también es que estamos o somos interdependientes climática y sanitariamente entre todos los humanos. Sabíamos que había desigualdad pero la a pandemia y esa situación de inmovilismo nos ha hecho ver que la desigualdad es mucho más importante de lo que creíamos”.  

 

“Hemos estudiado la brecha digital y una cuestión de renta que tiene que ver con la calidad de conexión con el mundo de los dispositivos pero también con la edad o la educación . Si trabajas o o no trabajas y en este nuevo mundo lo que te permite ser un ciudadano funcional , un poco diferente, a lo que había en el mundo anterior”.

El último punto por decir  es como decía Marina Garcés la filósofa ¿de dónde venimos?

“Unos meses antes hablábamos de la emergencia climática . Cuatro años antes ocupamos las calles y hace 12 arruinamos a todo el mundo y las clases medias con la crisis financiera”

“Pero también hay una agenda de cosas relevantes que se han quedado atrás y que antes o después volverán a resurgir y quizás no solo vayan a resurgir sino que sean la guía para recuperarnos como sociedades”

 

«La crisis de confianza»

 

“La primera idea es pensar desde esta capacidad de cambio, en esta situación, lo que está aquí, en la confianza. El Observatorio de la confianza venía bajando y en este año es brutal la caída . Ha habido una lesión de la confianza progresiva en todos los ámbitos de la sociedad . El 56% de los ciudadanos del planeta desconfían de los gobiernos, de las corporaciones, de los medios y de los mismas ONG”

 

Vivimos la desconfianza total porque sentimos que esta desigualdad ha roto el contrato social que los gobiernos que se ocupan de todos tienen o que algunas empresas mienten,  que las instituciones hacen trampas. Que las ONGs se despistan y tienen problemas de acoso de todo tipo. Una desconfianza institucional de mírame a los ojos, confía en mí,…”

 

Los ciudadanos hemos encontrado otras confianzas

 

Los ciudadanos hemos encontrado otras confianzas como  las confianza entre vecinos que por whatsapp para ver quién corría en el parking por turnos o quien subía a la azotea ese día .Hemos incrementado la confianza en la Wikipedia ya que hay una edición neutra que permite que en cada momento se pueden despejar enseguida los errores…

 

La desconfianza llega a tal qué a nivel global el 80%  de los empleados no confían en mantener su empleo, o el 79% creen que su empresa no los va a formar para seguir siendo empleables , no solo manteniendo el empleo”.

 

Y los dos factores de confianza más importantes durante estos últimos años son por una parte como explicaba Jaume la competencia (qué hago bien, si hago coches,  o si hago cerveza) . Pero esto vale un 24 % pero lo que vale un 76%  es la ética  .

 

Como decía Oriol el porqué lo hago y cómo lo hago toma mucho más valor y la confianza es importante porque las marcas -a fin y al cabo- son un depósito de confianza. Son la memoria caché de la confianza”.

 

“Cuando tú tienes confianza en una marca hay preguntas y archivos que ya no te haces

“Cuando tú tienes confianza en una marca hay preguntas y archivos que ya no te haces para valorar la situación . Estamos en este momento de desconcierto en que ninguna entidad, ni los medios, ni las ONGs, ni las empresas o las instituciones son de fiar pero a las empresas se les reconoce cierta libertad de acción, pero no la ética y a las ONG se les reconoce esa parte de ética pero tampoco exagerada con  muy poca capacidad de acción”.

“Estamos viendo los problemas que tenemos, los retos que tenemos como sociedad son retos que ninguna institución pública, ni ninguna empresa, ni ninguna ONG puede cubrir por sí misma y hace falta colaborar.

 

Tercero: Es la hora de pensar un sistema ¿pero qué sistema?.  

 

Si la segunda es la crisis de confianza, la tercera es que es la hora de pensar un sistema pero qué sistema?.  Un sistema al que está invitado todo aquel que tenga una función o pueda contribuir de una manera u otra . El reto que tenemos es pensar en los otros y en crear futuros que molan . Imaginarnos marcas y sistemas mejores que hagan más con menos y mejor, que sean capaces de aprovechar lo que hay disponible. Y crear nuevas relaciones . Un nuevo mapa de confianza compartida, he complicidad compartida, que permita de verdad contribuir a hacer cosas que de verdad valga la pena hacer”.

 

“Debemos de mirar las marcas y a las empresas como parte de un sistema, no como una cosa, sino al servicio de un propósito, de una función y en ese sentido ver qué carta puedes aportar, qué ficha de dominó tienes y que combina con lo que el sistema sea ahora mismo”.

 

“Por eso estamos viendo tantas asociaciones entre empresas y propósitos entre empresas y ONGs para articular sistemas capaces de hacer cosas hablando de sistemas . Mirando el mundo vegetal hay tres funciones básicas: la función de producir en que los vegetales, toman los nutrientes del suelo y la energía del sol”.

 

“Luego estamos los consumidores que comemos vegetales o a los que comen a los vegetales. Y estas dos cosas las tenemos muy bien parametrizadas desde el punto de vista de la empresa y de las marcas” .

La tercera función es descomponer  y convertirlo todo en inputs de un proceso circular regenerativo”.

 

Pero hay una tercera función qué es descomponer . Es lo que hacen los hongos , las bacterias y es capaz de recoger lo que queda después de consumir y luego convertirlo otra vez en inputs para un proceso circular regenerativo”.

 

“Os invito a pensar. No solo en sistemas mejores sino en crear valor. Si os pregunto  marcas destacadas en la actividad de descomponer o marcas de los que derriban edificios y los reciclan o de los que hacen Retrofiting de coches -que convierte en coches de gasolina en coches eléctricos. En Francia en 4 horas y con 5.000 euros de subvencion convierten tu coche de gasolina en un  coche eléctrico… ¿Quiénes son estas nuevas marcas cuyo el negocio es capturar CO2 y convertirlo en alimentos o elementos para la construcción o en materiales para el automóvil?

 

Creo que es importante pensar en sistemas mejores y prestar especial atención a la última etapa a la función de descomponer o cómo sacar o crear valor funcional simbólico experiencial de los procesos de consumo ¿Dónde estamos hoy en confianza y en descomponer sistemas? “

 

 

La cuarta es tomar impulso .

 

«Las marcas que crecen a toda velocidad o las empresas que crecen a toda velocidad, crecen no solo con su propia energía sino gracias a tener estas relaciones y montar el aparejo para cuándo llega el viento” .

 

Sin Comentarios

Comentarios cerrados

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Regístrate para recibir las últimas novedades del Programa de La Publicidad en tu email