Google, Facebook y Publicis advierten sobre las normas e Internet en el G-8

No hubo Fumata. El Presidente de Google, Eric Schmidt, el presidente y fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, y varios líderes mundiales de la publicidad no obtuvieron conclusiones para enviar hoy a los líderes del G-8, sobre el exceso de regulación en Internet. Una sí. Que quizá el querer acotar todos sus defectos, podría también hacer un serio daño a sus muchas virtudes. El Foro tecnológico previo al G-8 en París, han puesto de manifiesto las profundas discrepancias entre políticos, las grandes firmas tecnólógicas y de internet, y autoridades académicas, lo que ha impedido llegar a un documento final de conclusiones para la reunión del Grupo de los Ocho países más industrializados este jueves en Deauville, Francia. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, quiso aportar un debate sobre la regulación de Internet para fomentar la economía digital, dentro de su mandato como presidente anfitrión del G-8. Pero ni la gran lista de destacados invitados pudo conseguir recomendaciones concretas o conclusiones ni siquiera entre los grandes ejecutivos de Schmidt, Maurice Levy o Marc Zuckerberg. Zuckerberg, con 27 años de edad y la red social líder de 500 millones de usuarios en todo el mundo, fue recibido como la gran atracción del debate en una sesión de preguntas y respuestas ayer miércoles, aunque negó que su red hubiera desencadenado los movimientos democráticos del mundo árabe. «La gente me dice que ha sido muy positivo el papel tan importante de Facebook en la primavera árabe, pero también reflejan algo de temor por todo esto de compartir y recoger información sobre las personas», explicó Zuckerberg, en vaqueros y camiseta, como si de un icono juvenil se tratase. «Es difícil tener una cosa sin la otra …. No se puede aislar lo que te gusta de Internet y el control de las que no.» Para Eric Schmidt, «La tecnología se mueve más rápido que los gobiernos, por lo que no se debe legislar antes de comprender las consecuencias» . Uno de los principales temas de discrepancia fueron los derechos de autor, lo que impidió tender puente alguno, y si la carga de la inversión en redes de telecomunicaciones debe ser compartida entre los operadores de telecomunicaciones y los gigantes de Internet que dependen de ellos. Así en el panel final para dar recomendaciones o conclusiones a los líderes del G8, Schmidt concreto el conflicto con un enfretamiento con el director general de Vivendi, Jean Bernard Levy sobre los derechos de autor. Levy, puso de manifiesto que su compañía juegos, música y video es con frecuencia pirateada, y señaló que «El peligro no son los derechos de autor sino el derecho del artista a decidir cómo se utiliza su trabajo.» A lo que Schmidt respondió que el «derecho de autor no es un derecho absoluto, sino que es un derecho compartido de una u otra forma en un equilibrio de intereses…» Para Maurice Levy, Presidente del Grupo Publicis, que alojó la conferencia, señaló que los numerosos debates sobre el futuro de Internet, no habían resuelto el tema. «No vamos a Deauville con un pliego de conclusiones o necesidades,.. sino con la idea de compartir nuestros puntos de vista y tener un intercambio con estos líderes.»

Sin Comentarios

Deja un comentario

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Regístrate para recibir las últimas novedades del Programa de La Publicidad en tu email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies